RESILIENCIA: Qué es, causas, concepto, definición, significado

Los seres humanos están expuestos a sufrir eventos traumáticos en la vida como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, un divorcio, un accidente, la pérdida de un trabajo y otras tantas situaciones que tienden a causarles un fuerte dolor emocional. La perturbación es tal, que muchos piensan en tomar decisiones drásticas como el suicidio para evadir la circunstancia que los agobia o los aflige. Es en esos momentos es cuando apelan a la resiliencia para no dejarse vencer.

El término resiliencia procede del latín de la palabra resilio, que significa volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar. Es un concepto que pertenece a la física y a la ingeniería civil, porque se asigna a la capacidad de un material de recuperar su forma original luego de ser sometido a una presión que lo deforma.

Desde el punto de vista de la psicología, se define la resiliencia como la capacidad de las personas de sobreponerse a períodos de dolor emocional y acontecimientos severamente adversos, alcanzando un desarrollo pleno bajo esas condiciones, llegando incluso a transformarlas en una ventaja o estímulo para un crecimiento bio-psico-social adecuado.

¿Quienes tienen resiliencia? La resiliencia no es que está en unos individuos y en otros no. Su presencia depende de la forma de pensar, sentir, percibir y manejar los sucesos dolorosos, por tanto puede decirse que está en la mente y en el espíritu de cada sujeto. Puede decirse que la fe y la religiosidad contribuyen, y de hecho lo hacen,  para que la resiliencia se revele. Sin embargo, ser una persona resiliente implica ante todo ser realista, cualidad que permite saber aceptar las cosas tal como suceden. Ser realista no es ser insensible, pero ayuda a tener la capacidad de no sucumbir ante la adversidad pensando que la vida tiene sentido.

Los resilientes no se desgastan  buscando porqués que no tienen respuestas o culpando a los demás y al destino por lo sucedido. La resiliencia se puede aprender y formar porque depende de la inteligencia emocional. Se fundamenta en importantes  pilares  que son todos aquellos factores que  protegen a los seres humanos de las consecuencias  negativas del infortunio. Se destacan entre ellos la autoestimaque es el soporte de otros aspectos como la introspección para comunicarse de forma honesta con sí mismo y la independencia para separarse uno mismo de la situación problemática, pero sin aislarse. Otro elemento esencial es la capacidad de relacionarse para establecer lazos con otras personas ofreciendo y dando afecto, porque es muy positivo el proceso interactivo del sujeto en crisis con los otros seres humanos.

Además,  tienen que estar presentes tanto factores de riesgo como de protección para que aparezca la resiliencia, ambos ayudarán a conseguir un resultado positivo o evitar uno negativo.

Del mismo modo, por la propia definición del término, se deduce que no desarrollarían resiliencia, por no tener necesidad de hacerlo, las personas que no vivan una situación extrema de riesgo y estrés emocional.

¿Qué significa ser una mujer resiliente?  La resiliencia aporta la seguridad de creer en ti misma, de adaptarte positivamente a situaciones complicadas. Gracias a esta valiosa actitud, contamos con la capacidad de superar crisis traumáticas como la muerte de un ser amado, el divorcio, una pelea, enfermedad, crisis económica, etc. Las mujeres resilientes no solo tienen la capacidad de sobreponerse a los problemas, sino que ellas van un paso más allá, por eso su potencial es superior y su capacidad intelectual es mayor a la de otras mujeres.

o No se rinde, la vida se le puede estar viniendo encima, pero ella decide continuar, tiene dominio propio y decide levantarse fortalecida, sacar a flote su vida.

o Es consciente de sus potenciales, habilidades y limitaciones, conoce a la perfección cada faceta de su vida. Adquirir conciencia plena de quién eres, es un factor importante como mujer resiliente, sabrás manejar tus virtudes y dificultades a tu favor, no serás solamente una mujer soñadora, sino que conocerás los recursos con los que cuentas, para poder ponerlos en práctica para alcanzar tus metas.

o Siempre piensa positivamente frente a cualquier concepto y situación. Mientras las otras mujeres se dedican a ver el lado fatalista de las cosas, ella concentra su atención en ser positiva y ver la manera en que se puede sacar provecho de un mal momento. Trabaja para llenarse de conocimiento, experiencia, para así lidiar con algo similar, si se vuelve a presentar.

o Se mantiene fuerte en situaciones de estrés, es capaz de conservar la calma, su resultado siempre es el adecuado en momentos adversos.

o Se mantiene estable, no se le nota el agotamiento en tareas que requieren un grado alto de esfuerzo y exigencia, puesto que sabe manejar y controlar de manera precisa la energía de su cuerpo.

o Para una mujer resiliente todo es aprendizaje de vida, considera que las situaciones que aumentan el aprendizaje son las negativas, aprende de cada fracaso, desarrolla su creatividad, para transformar de manera estratégica los asuntos negativos en oportunidades y ventajas.

o Sabe rodearse de gente sincera y franca, es consiente que en determinado momento no podrá asimilar momentos adversos, así que cuenta con el apoyo de familiares, amigos y gente de confianza, que le otorgan su ayuda para sobrellevar de manera más sencilla las dificultades. Habla con personas que amas, esto aumenta tu nivel de positivismo frente a la vida.

o Confía plenamente en la capacidad que posees para lograr todo aquello que te propongas.

o No se estanca en una zona de confort, siempre busca ir más allá, explotar sus talentos y habilidades, sin ocasionarse daño.

o Es buena administradora del tiempo, tiene un horario en el que reparte de manera inteligente todas las tareas que debe desempeñar durante el día, no permite faltar a ese horario, es precisa en cada tiempo, sabe distribuirlo de manera correcta y alcanza a realizar todas sus labores, sin estar corriendo.

o Es capaz de identificar de manera precisa las causas de los problemas para impedir que vuelvan a repetirse en el futuro.

o Controla sus impulsos y no se deja llevar por sus emociones, gobierna con madurez cualquier cambio emocional que experimente.

o Tiene optimismo verdadero, siempre piensa que las cosas pueden ir bien e ir mejorando. Disfruta cada etapa de su presente, pero considera una idea positiva de futuro, planea cada situación de su vida, sueña en gran manera con ver todo de manera positiva, sin embargo, no se deja llevar por ilusiones y fantasías, sino que vive basada en la realidad y verdad.

o Es hábil para aconsejar a los demás, las personas buscan siempre su opinión, puesto que su punto de vista es sabio y muestra empatía frente a sus emociones.

o Es arriesgada, le entusiasma la idea de lanzarse a nuevos retos en busca de un éxito mayor, si no resulta despegar y fracasa, no se da por vencida, sigue intentando hasta lograr apuntar al blanco. ( Ramon Torres Psicólogo )

Prevenir el estrés y vivir con Resiliencia:

  1. Reflexiona sobre qué es lo que de verdad te importa y vuelve a orientarte a tus objetivos vitales.
  2. Desconecta del ruido (al llegar a casa o si permaneces en tu hogar) para conectar con tu familia, amigos o contigo mismo.
  3. Proponte pistas de frenado auténticas cada fin de semana para regular el estrés y mantener tus relaciones personales.
  4. No admitas en tu vida las quejas ni de los que te rodean ni de ti mismo. Son improductivas y pierde calidad tu personalidad.
  5. Enfócate en el área de influencia en vez de en el área de preocupación para eliminar cuanto antes los conflictos. Busca adentro de ti tu amor.
  6. Aprende a sonreír y manejar la comunicación asertiva y no violenta ante los conflictos.
  7. No te dejes invadir por la inmediatez. Vivir pendiente de las urgencias va en detrimento de la calidad de vida personal y laboral.
  8. Crea un espacio de paz donde poder pensar y recuperar tus coordenadas vitales ante la prisa y el estrés.
  9. Mantén la forma física: alimentación sana, sueño adecuado y hacer ejercicio con regularidad.
  10. Practica la «ecología informativa»: no difundas malas noticias gratuitamente. Busca informar, comentar hechos positivos, agradables y de valor.
  11. Dedica tiempo a tus amigos de siempre y cultiva tus aficiones.

Extraído de Empréndela contigo mismo desde la confianza’ José María Gasalla.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!